Blogia
expresionesdeintelectuales

Formación Integral Para Comunicar Efectivamente El Evangelio

Formación Integral Para Comunicar Efectivamente El Evangelio

Por: Pbro. Polito Rodríguez

 

 Cuando se planteó la necesidad de realizar una tesis doctoral, en seguida el autor pensó en concretizarla en el área en la cual tiene la suficiente experiencia e información, como es la de formar los candidatos al sacerdocio. Esto se debe porque en la globalización en que se desenvuelve el mundo, el futuro sacerdote tiene que ser más competitivo y eficiente. Para ello tiene que desarrollar habilidades y destrezas que le haga capaz de interaccionar  y socializarse en el entorno en el que se desenvuelve; sin olvidar que su función también es la de informar como comunicador  y  formar la conciencia de cada ciudadano.  Ella dependerá de la capacidad de comunicar y hacerse entender en el público que espera un mensaje didáctico, comprensible y fácil de interiorizar, porque la comunicación cualquiera sea la óptica de donde se vea, ésta implica interrelación humana, o sea, intercambio de mensajes entre hombres, entre personas independientemente de los aparatos intermediarios que se emplean para facilitar la interacción a distancia.

            Si se va al sentido etimológico de la palabra comunicación, el vocablo viene del término griego “Koinoonia”, que significa a la vez comunicación y comunidad. Y es en la horizontalidad  e interacción comunitaria donde surge la verdadera comunicación que lleva a las personas a las verdaderas relaciones interpersonales. Ahora bien, el candidato al sacerdocio es una persona que se forma en y para la comunidad y en función de llegar a ser un verdadero comunicador de la Buena Nueva (Evangelio). El ser mensajero del Evangelio lo capacita y lo autoriza para regular comportamientos y conductas que no sean cónsonas con los valores y principios establecidos en una comunidad o el sentido común. Pero a la vez, el mismo hecho de ser un ente social, lo lleva  a las relaciones interpersonales que se desprende en el candidato de una verdadera formación integral. Es decir, humana intelectual, espiritual, comunitaria y pastoral. Ésta última tiene que entenderse como servicio y convergencia de toda la formación del candidato al sacerdocio y donde se deben dar las verdaderas relaciones interpersonales, sin generar rechazo o aislamientos a nivel individual o grupal. Entendidas las relaciones interpersonales así, éstas indicarían mejor calidad de vida, excelencia en las interacciones recíprocas, la convivencia sería óptima y las relaciones con el entorno serían profundas. Todas gracias a la formación integral y a la capacidad del candidato de interactuar, escuchar y de desarrollar objetivos comunes.

            Entendida de esta manera, la comunicación y las relaciones interpersonales, el candidato en formación para el sacerdocio, estaría en la capacidad de ofrecer información como emisor a través del mensaje seleccionado y el medio apropiado para llegar al receptor de una manera efectiva y afectiva al conglomerado que lo rodea. A manera de conclusión la función afectiva arranca desde el mundo interior y la formación integral que le lleva a unas excelentes relaciones interpersonales, gracias al ejercicio de la comunicación y el servicio a favor de los demás.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

22 comentarios

Carmen Y. Torres J. -

Excelente aporte del autor, es importante que el mensaje que se desea transmitir sea claro, coherente, sencillo, razona, deliberado y determinado, en esa gran labor del entorno sacerdotal y su función social, el proceso de comunicación requiere de un mayor esfuerzo. Ya que ese mensaje debe llegar y trannformar las conductas humanas para la integración humana al mundo espiritual!

Iván Alvarado -

La existencia "perpetua" de la sociedad civilizada se centra en el hecho fundamental de garantizar una comunicación efectiva, eficaz, productiva, equilibrada, formadora y circunscrita en la transmisión de valores constructivos de generación en generación. Lo anterior es posible, si y solo sí, la misma sociedad reproduce ciudadanos comprometidos con sus semejantes. He aquí cuando los feligreses y fieles pertenecientes a un colectivo, a una comunidad, deciden erguirse e incorporarse como líderes comunicativos y formadores de masas, formar conciencia en cada ciudadano; siendo capaz de ser un ente propagativo por excelencia y hacerse entender en el público que espera un mensaje didáctico, comprensible y fácil. Él debe estar consciente e interiorizar el rol protagónico que debe asumir en la colectividad religiosa que le corresponda en un determinado momento y lugar. Hacer del proceso comunicativo un servicio a favor de los demás. Por lo expuesto, estoy en total concordancia con el autor.

Cleydy Argüello -

Objetiva la postura del autor en cuanto a la formación integral de los comunicadores del Evangelio(Padres), los cuales deben mediar y hacer entender el mensaje de forma sencilla y clara. A un grupo de personas con diferentes necesidades e intereses de una manera afectiva y efectiva que transcienda, se vea reflejado en la formación de los creyentes.

mary luz Manrique -

El sacerdote es una persona que se dedica profesionalmente, en exclusiva o a tiempo compartido, a realizar actos de intermediación entre los miembros de una comunidad religiosa y la divinidad a la que estos adoren.

HERDER PUERTA -

Buena explicación acerca de las condiciones o perfil que debe tener un aspirante a sacerdote, debe tener mucha vocación y entrega para transmitir la palabra del señor e interaccionar con todas las comunidades sobre todo las más necesitadas, en todos los momentos demostrar capacidad y dentro de esto lo autoriza el evangelio para regular comportamientos no consonos con las buenas costumbres y leyes tremenda responsabilidad, es por esto que esa persona debe ser un modelo y gozar de autoridad moral

Carmen Garrido -

Al desarrollar equilibrado y armónicamente todas las dimensiones del individuo, se está haciendo referencia a la formación integral; la acción de la iglesia Católica está vinculada a la formación plena y desarrollo de capacidades, aspectos relevantes para la comunicación efectiva en la predicación del evangelio, siendo la palabra, la herramienta por excelencia de su mensaje, por lo que es indispensable que el futuro sacerdote maneje adecuadamente las estrategias comunicativas.

Sandra Garcia -

Es muy significativo destacar la intencion y el interes por parte del autor en cuanto resaltar la comunicacion efectiva del evangelio a travès de la formaciòn integral, puesto que en la actualidad seguimos necesitando de esas personas para que con el de amor a Dios nos ayuden a mejorar nuestra calidad espiritual. Buena iniciativa.

Sandra García -

Me parece muy significativa la intervención del autor en preocuparse por la formación para comunicar efectivamente el evangelio pues en este mundo cada día necesitamos seres que nos ayuden a través de la palabra de Dios mejorar nuestra calidad de vida espiritual.

ÁNGEL MARTÍNEZ -

Me parece muy acerado el artículo, presentado por el autor, por cuanto es necesario que el futuro sacerdote deba ser más competitivo y eficiente en su labor ministerial. Por lo cual debe desarrollar habilidades y destrezas que le haga más capaz de interaccionar y socializarse en el entorno que se desenvuelve, para hacer más eficiente la tarea de nutrir, edificar, fortalecer, a los creyentes.

Kimberlim García -

Excelente, pues el sacerdote, además de ser un predicador de la palabra de Dios, también es un consejero para su rebaño, ecuánime y respetuoso de las decisiones del ser humano, que como Dios; nos proporciona orientaciones mas sin embargo nos da libre albedrío para actuar bajo nuestras propias convicciones.

Marlin Zambrano -

El candidato al sacerdocio más que un orador por excelencia,debe ser una persona dotada de buenas competencias y habilidades comunicativas para lograr la interrelación personal eficientemente con una visión humanista y sobre la base de valores morales y/sociales que conlleven al logro de una mejor sociedad.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

María Elva Ramírez -

El sacerdocio, una profesión tan importante, siempre he pensado que existen tres profesiones que te permiten ayudar o en caso contrario hacer daño esas son: el sacerdocio, la educación y la medicina. Es una gran responsabilidad para quien tiene la valentia de asumirlas, en la mayoria de los casos las personas que buscan la ayuda de estos profesionales en especial del sacerdote y el médico solicitan su orientación frente a una carencia o dolor ya sea a nivel espiritual o fisico, requieren de una comunicación empatica y asertiva de parte de quien les atiende que refresque su espiritu. Dios permita que las personas que decidan tomar ese camino tengan en cuenta su artículo

Nancy Antolínez G. -

Aparte de constituirse en un excelente orador, es necesario que quien se forma en el complejo papel de guia espiritual y multiplicador de la palabra de Dios, también sea formado como receptor e integrador de las ideas de aquellos que desean ser escuchados, en este sentido, ayudaría mucho el establecer la posibilidad de flexibilizar o mejor expresado, complementar el formato de la misa, con círculos o grupos de oración, que fomenten el intercambio de ideas o inquietudes entre quienes así lo deseen. Por otra parte,tal vez el uso de un lenguaje algunas veces elitesco, se convierte en lo que dentro del proceso comunicativo se conoce como "ruido".

Karlin Fergusson -

El artículo y los comentarios realizados me llevan a reflexionar sobre la labor sacerdotal, la cual engloba dentro de sí muchos roles. En este sentido, un sacerdote debe actuar como padre, hermano y amigo teniendo siempre presente que su misión de vida implica una pedagogía permanente, es necesario que desarrolle las competencias comunicativas que le permitan saber escuchar y hacerse entender dentro de su comunidad.

Boris Arroyo -

Rescatando lo expresado por Polito "... es en la horizontalidad e interacción comunitaria donde surge la verdadera comunicación que lleva a las personas a las verdaderas relaciones interpersonales". No hay nada más efectivo para comnunicarse que quienes se comunican se sientan unos a otros en un mismo plano, sin ningun tipo de complejos que obstaculicen la expresión libre de sus ideas.

Marvis Rumbos -

Considero que para prácticar el evangelio el candidato debe poseer una habilidad comunicacional para llegar a cado uno de los miembros de una sociedad, ávidos de conocer la palabra de Dios.

Jesús Mendoza -

Compartir mas que comunicar sería el significado,si la raíz etimológica es el latín; en todo caso se requiere que el sacerdote y los laicos desarrollen en su entorno social relaciones interpersonales fluidas y constantes particularmente con los jóvenes en la enseñanza de valores de convivencia y el amor al prójimo.

Gerardo Otálvarez -

El sacerdote es el "maestro de la palabra", expone y transmite el pensamiento de Dios sobre la interrelacion del hombre contenida en la Sagrada Escritura, y ademas hace visible a la palabra hecha carne, Jesucristo el Señor, a traves de los gestos y signos de su propia persona... desarrollar la capicidad de comunicarse es un requisito sine qua non para el ejercicio de su ministerio.

Jose R. Quintero A. -

Muy interesante esa posición - reflexión sobre las actitudes del futuro sacerdote, creo que es inevitable la eficiencia y la competitividad en el mundo globalizado actual, sin olvidar el entorno particular.

Vanezza E. Reyes -

Nada como una reflexión sobre el rol que Jesús nos dió a cerca de la difusión del evangelio. De allí que debamos revisar la más importante, para quien suscribe, de las relaciones de comunicación que como seres humanos podamos tener, y es la comunicación con Dios. Experimentar su paz, que sobrepasa todo entendimiento de segura será la base para entablar las mejores y más profundas relaciones interpersonales de comunicación con todos nuestros semejantes.

ANGEL CUSTODIO UZCÁTEGUI -

Excelente. "Como cristiano católico se crece y desarrolla en la fe desde el compartir la experincia y vivencia de Cristo", Alfa y Omega, en el contexto eclesial, es decir, no se concibe una fe, un solo Señor, sino se comparte su riqueza mediante la predicación, la exhortación, la enseñanza, y porqué no, desde la crítica y autocrítica DE LA COMUNIDAD ECLESIAL, y es desde, por y mediante la comunicación, en sus diversas expresiones, que esto de logra y consolida. En este sentido, el cristiano debe educarse en tal competencia porque posiblemete el éxito o fracaso de los planes, programas, proyectos, o simplemente, homilías se deba a la inexistencia de una comunicación efectiva en la transmisión y realimentación de los mismos generando así la separación vida-fe, la cual puede explicarse en virtud de la falta de competencias comunicativas de los actuantes, a saber, ministros y feligreses puesto que el Evangelio es Vida, y vida en abundancia, por lo tanto, se debe comunicar, y para ello usando las funciones del proceso del lenguaje (hablar-escuchar,leer-escribir. En suma, El Evangelio implica para su comprensión COMUNICARSE

Dayne -

Interesante artículo, que nos lleva a reflexionar sobre la formación sacerdotal y la comunicación del evangelio, donde se aprecia que se debe promover la aptitud y habilidad para comunicar el mensaje evangélico, y que no solo bastan los conocimientos doctrinales. Por lo tanto, exige una formación integral: doctrinal, metodológica y espiritual, teniendo en cuenta las ciencias humanas, las cuales forman parte del contexto cultural de la humanidad, condicionan la conciencia que el hombre tiene de sí mismo y afectan las relaciones sociales.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres