NELIDA MENDOZA      

     La comunicación es un proceso de transmisión y recepción de ideas, información y mensajes. En los últimos 150 años, y en especial en las dos últimas décadas, la reducción de los tiempos de transmisión de la información a distancia y de acceso a la información ha supuesto uno de los retos esenciales de nuestra sociedad.

     La comunicación actual entre dos personas es el resultado de múltiples métodos de expresión desarrollados durante siglos. Los gestos, el desarrollo del lenguaje y la necesidad de realizar acciones conjuntas tienen aquí un papel importante. Al mismo tiempo las relaciones interpersonales son contactos profundos o superficiales que existen entre las personas durante la realización de cualquier actividad. Son contactos que tienen los seres humanos como seres sociables con el resto de las personas. Es aprender a interrelacionarse con los demás, respetando su espacio y aceptando a cada uno como es, con sus virtudes y sus defectos; recordando que los derechos terminan cuando comienzan los de los demás. También son aquellas que ayudan a crecer como individuos, respetando la forma de ser de los demás y sin dejar de ser uno mismo.

     Es importante resaltar que la personalidad de cada quien tiene que ver con el proceso de las relaciones humanas. Ahora bien como docentes y profesionales nuestro trabajo debe ser ejecutado con mucha responsabilidad, ya que estamos facultados por la sociedad para ejercer acciones. La familia y la escuela deben estar en este sentido, emprender acciones conjuntas, para que su obra gire en torno a lo colectivo, a lo social, a lo humano (familia, escuela y comunidad) la familia es la primera no sólo en el tiempo, sino también en importancia, por la socio-afectividad elemento básico en el proceso educativo. En la eficiencia los elementos afectivos e insoslayables y decisivos en la eficiencia. En la comunicación significa abordar elementos básicos con la personalidad, que en ninguna medida se encuentran disociados en la actuación y en la vida psíquica del hombre: la esfera afectiva-valorativa de carácter dinámico e inductor y la esfera cognitiva instrumental, de carácter ejecutor.

     La flexibilidad del pensamiento es necesaria para un comportamiento aceptable y democrático en el educador; la distribución de la atención, para poder captar todo tipo de señal que sirva como información en la situación comunicativa y de  observación como fenómeno perceptivo. Según Leontiev (1979), la función informativa se concibe no sólo como transmisión de ideas, conceptos, conocimientos sino que incluye también los intereses, estados de ánimo, sentimientos, actitudes que se producen entre las personas durante la actividad conjunta, la función regulativa de la comunicación destaca la interacción, el intercambio de acciones entre los interlocutores y la influencia que ejerce uno sobre otro en la organización de su actividad conjunta y la función afectiva tiene como concepto central la comprensión mutua, determinando los estados emocionales del hombre en su relación con otros y el nivel de tensión emocional de la comunicación interpersonal. Cabe destacar que debemos estar preparados Psicológicamente para las situaciones inesperadas que se nos presentan. Cada modelo de educación se corresponde con una determinada concepción y práctica de la comunicación. En oposición al antiguo método tradicional expositivo-declarativo de enseñanza, se persigue un modo de encarar la enseñanza más interactiva y flexible, donde el alumno sea sujeto de su propio aprendizaje, y que este vaya propiciando una orientación activa transformadora hacia el conocimiento.

Para (González Rey, 1989), lo que repercuta en otros planos de su vida personal. Un ejemplo de esto lo constituye el proceso de Universalización. El alumno aquí es partícipe y protagonista de su propio proceso de aprendizaje dentro del grupo y se trata no de informar, sino de formar al educando. El educador no es sólo el que enseña y dirige, sino que acompaña al otro, estimula su análisis, su reflexión, y facilita la construcción conjunta del conocimiento, se le denomina “facilitador”. Por su parte el proceso formativo dentro de las universidades es observado y estudiado; y de allí sugerir las posibles modificaciones en los diseños curriculares, que crean convenientes en la preparación de un profesional que realmente esté en sintonía con el entorno y la comunicación. Sin duda las competencias son cada día más fuertes en el campo laboral. Lo que nos hace estar actualizados y preparados al momento de enfrentar situaciones inesperadas dentro de las instituciones. Las relaciones humanas que trasmiten y fomentan  los sistemas educativos no están en sintonía  con los requerimientos de los mercados y menos aún en las instituciones públicas. Existen programas que son aplicados en las organizaciones privadas para capacitar al personal y de esa forma sacar el óptimo rendimiento al recurso humano “más preparación-más producción.

     Los pueblos de América Latina requieren de respuestas urgentes de sus sistemas educativos para acortar las grandes distancias que los separan de los países desarrollados. En este sentido es inaplazable el establecimiento de políticas gubernamentales orientadas a un aumento sostenido de la cobertura escolar. Esfuerzos que incluyan el incremento del presupuesto asignado a la educación pública, así como extender jornadas o materias obligatorias en la aplicabilidad de unas buenas relaciones humanas y comunicativas en todas las universidades y carreras. De esa manera pudieras dentro de algunos años venideros ver fortalecida tanto la buena comunicación como las buenas relaciones humanas, tanto en las instituciones e organizaciones como en todo el país; y porque no dar ejemplos de prosperidad y progreso a nivel mundial.  

 

 

Correo electrónico nelida_mendoza_67hotmail.com