20110301005426-imagesca1co7cy.jpg

 

Por: Carmen H. Garrido

      La comunicación es una condición necesaria para la existencia del hombre y uno de los factores más importantes para su desarrollo social; de allí, que se refleje en una  necesidad objetiva de los seres humanos mediante un proceso de adaptación y transformación del medio ambiente, el trabajo. Visto de esta manera, la comunicación se considera un proceso de intercambio entre los actores sociales, que presenta, entre sus características fundamentales, la gran variedad de funciones que a ella se le atribuyen: la informativa, la afectiva y la reguladora. La función informativa, por su parte, comprende la transmisión y recepción de la información, la afectiva se expresa en la determinación de la esfera emocional y la reguladora como el control de la conducta de las personas que se comunican. Es necesario destacar que, en el acto de la comunicación directa, las funciones antes señaladas forman un todo único.

     Por tanto, trabajar por la competencia para la comunicación significa, según González (2004), abordar elementos de las dos áreas básicas de la personalidad, que en ninguna medida se encuentran disociadas en la actuación y en la vida psíquica del hombre: la afectiva valorativa, de carácter dinámico e inductor; y la esfera cognitiva, instrumental, de carácter ejecutor. Y este hecho se evidencia, porque el proceso gerencia en las instituciones educativas es eminentemente comunicativo; el directivo constantemente está interactuando con sus colaboradores, dicha interacción se manifiesta desde el contacto interpersonal directo, “cara a cara”, hasta la comunicación a través de otros, por medio de mensajes escritos que pueden ser cartas, circulares, órdenes, entre otros. Haciéndose, necesaria la competencia comunicativa para poder filtrar la información, discriminar lo esencial de lo superfluo, obtener los datos fundamentales para una toma de decisiones acertada, evitar las demoras en la comunicación que puedan contribuir a que las personas no tengan claridad de lo que se espera de ellas.

 Referencia

González, M. V (2004) La formación de la competencia profesional en la Universidad. Reflexiones y experiencias desde una perspectiva educativa. 4ª Convención Internacional de Educación Superior [CD-ROM]. La Habana: Universidad de la Habana.